Home Blog

Desde este jueves Bay-Electrock en Pinar del Río

0
Bay Electrock 2019

La banda de rock Switch, los Djs Milano de Cuba, Ryan, Tony, Kamil, Muñe-K y el proyecto Yeska, así como a los grupos de hip hop Malcom Beybe, Pura Raza, Los Compinches y El Carnal, figuran entre los invitados a la IX edición del festival de música electrónica Bay-Electrock, que este año tendrá lugar del 13 al 16 de junio.

Auspiciado por la filial de la Asociación Hermanos Saíz en Pinar del Río, el evento estará dedicado en esta oportunidad al pinareño Juan Blanco –fundador del laboratorio de música electroacústica-, al aniversario 60 del triunfo de la Revolución y el inicio del verano.

Según informó el presidente de la filial de la AHS vueltabajera, Leicester Correa Corbillón, el espacio promueve, sobre todo, la promoción, difusión y desarrollo de la música electroacústica es Cuba y además da la posibilidad de interactuar con músicos de otras provincias y compartir las experiencias adquiridas durante años de trabajo.

Como cada año, la playa Bailén, ubicada en el municipio de Guane del territorio vueltabajero será sede del evento, que en esta ocasión recibirá participantes de Las Tunas, Camagüey, La habana y alunos DJ productores del patio, así como el equipo del programa de televisión Cuerda Viva.

Además, entre las propuestas colaterales del evento, escritores del territorio y el grupo de teatro callejero Tecma, actuarán en algunas comunidades de difícil acceso dentro del municipio Guane, se efectuarán promociones de salud; y el grupo Safo y Ceprodeso intervendrán en el saneamiento de la playa.

Preservar y potenciar el desarrollo de la música electrónica, es una de las prioridades para la AHS en Pinar del Río; en este empeño sobresalen las presentaciones de varios DJs del territorio los sábados en la sede de la Asociación y en la Sitiera, las cuales deben ir ganando poco a poco en participación popular.

Bay Electrock 2019
Poster Bay Electrock 2019

 

Llega el Bay-Electrock a su IX edición y muestra de Numismática en el Museo

0
Bay-Electrock

Del 13 al 16 de junio, la filial pinareña de la Asociación Hermanos Saíz auspicia la IX edición del festival de música electrónica Bay-Electrock,con motivo del aniversario 60 del triunfo de la Revolución y el inicio del verano.

Como cada año, la playa Bailén, ubicada en el municipio de Guane del territorio vueltabajero será sede del evento, que en esta ocasión tendrá como invitados a la banda de rock Switch, los Djs Milano de Cuba, Ryan, Tony, Kamil, Muñe-K y el proyecto Yeska, así como a los grupos de hip hop Malcom Beybe, Pura Raza, Los Compinches y El Carnal.

Igualmente, en la jornada estará presente el equipo del programa de televisión Cuerda Viva, se efectuarán promociones de salud; y el grupo Safo y Ceprodeso intervendrán en el saneamiento de la playa. En tanto, escritores del territorio y el teatro callejero Tecma, actuarán en algunas comunidades de difícil acceso dentro del municipio.

Numismática en el Museo Provincial de Historia

El Museo Provincial de Historia de Pinar del Río exhibe en la Muestra del Mes su colección de numismática.

Varios billetes de gran valor histórico que datan del año 1869 y otros emitidos por el Banco Español de la Isla de Cuba en 1896, la medalla por la Distinción de la Cultura Nacional que se le otorgara al reconocido músico pinareño Miguelito Cuní, así como un Sello Pasador que perteneció al mártir Pablo Fernández Alegre, son algunas de las piezas que integran la colección y que estarán a disposición del público durante todo el mes de junio.

Tomado de Guerrillero Digital

Mayim-B presenta su “Crudo” en la galería de la AHS

0
Mayim-B presenta su Crudo en la galería de la AHS

El artista pinareño del performance José Miguel Díaz Pérez (Mayim-B) expone bajó el título Crudo, video instalación, performance y arte objetual en la galería de la Asociación Hermanos Saíz en Pinar del Río.

“Nombré Crudo la muestra porque quiero ´cocinar´ y tengo mucho trabajo inédito después de numerosos años sin exponer. Mi idea es entregar, compartir, expresar el arte de una manera bien sencilla”, enuncia el creador.

Por tal motivo, la curaduría propone que cada viernes en la misma sede – espacio destinado al arte vanguardista- las obras sean sustituidas por otras del autor, y el encuentro con el público se convierta en festejo.

José Miguel alude al contexto histórico social de la nación, con un matiz controvertido, que parte de una estética grotesca y escatológica. Asevera: “toda mi obra es un puñetazo en la cara” y afirma vehemente: “mi arte es revolucionario”.

Si bien se ha mantenido activo en la presentación de performances, en el escenario canadiense, la última exposición de Mayim-B fue en el centro Wifredo Lam de la ciudad de La Habana, hace 16 años. Por tanto, Crudo es un acontecimiento en su carrera profesional y en el gusto de la audiencia que sigue su trabajo; podría decirse que resume ese periodo al margen de los salones.

Tomado de Guerrillero Digital

En Pinar del Río: D’Rumba Pa’l Monte

0
En Pinar del Río: D’Rumba Pa’l Monte

Por primera vez en Pinar del Río, integrantes de la agrupación cubana Osain del Monte

Por primera vez llegaron a Pinar del Río, integrantes de la agrupación cubana Osain del Monte para participar, junto al grupo vueltabajero Clave de Rumba, en el evento D’Rumba Pa’l Monte, del 16 al 18 de mayo.

El encuentro incluyó entre sus propuestas talleres teóricos, recorridos por varias instituciones de interés histórico y cultural del territorio, proyección del documental Sentimiento Manana y presentaciones artísticas, según informó Jorge Alejandro Hidalgo, percusionista de la agrupación pinareña Clave de Rumba.

Como colofón, el sábado 18 de mayo, de 6 a 9 de la noche ambas agrupaciones regalaron a todo el público interesado un gran concierto en la Casa de las Promociones Culturales, La Sitiera, en el que interpretaron las diferentes facetas del género, tal es el caso de Yambú, Guaguancó, Columbia, Jiribilla, Garapachangueo y Conga, con las cuales pondrán a bailar a más de un pinareño.

“Los talleres se realizaron en la sede la Asociación Hermanos Saíz y estuvieron abiertos a todo el público, pues estos excelentes músicos respondieron todas las preguntas de jóvenes, adolescentes, adultos, aficionados al género, o no, en tanto compartieron sus experiencias con los interesados”, destacó Jorge Alejandro Hidalgo.

 “Entre las principales temáticas tuvimos los conversatorios sobre las diferentes variantes de la rumba en la actualidad y debatimos sobre cómo tocar este género con pasión, entusiasmo y sobre todo, cubanía, porque no en todos los lugares se hace de la misma manera”, agregó Guarner González Casanova, director musical de Clave de Rumba.

Osain del Monte es un referente en materia de rumba en Cuba, por eso, en el año del quinto aniversario del grupo pinareño, fue para sus 12 integrantes un verdadero honor poder compartir y aprender de estos grandes maestros.

“Luego de estos intercambios, nuestro trabajo puede mejorar mucho, porque los integrantes de Osain del Monte vienen de una escuela que es Yoruba Andabo y además, son folcloristas de los barrios de La Habana que han respirado la rumba y las tradiciones afrocubanas desde su niñez, y esas experiencias nos pueden ayudar mucho”, aseguró Guarner González Casanova, quien es además el cantante del grupo pinareño.

El trabajo de Clave de Rumba…

“Tenemos 3 peñas mensuales, lo cual es un gran logro para nosotros porque somos un grupo joven. Nos presentamos los segundos domingos de cada mes en la sede de la filial de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Pinar del Río; los primeros miércoles en la Casa del Joven Creador (sede de la AHS) y el último sábado en la Casa de las Promociones Culturales, La Sitiera”, comunicó el percusionista del grupo.

En Pinar del Río: D’Rumba Pa’l Monte

Asimismo, conocimos que de cara al quinto aniversario, el próximo 26 de noviembre, organizan un gran concierto con varios artistas invitados, de manera tal que puedan mostrar que en Pinar se está haciendo buena rumba.

“El mayor reto que tenemos como agrupación es lograr hacernos profesionales, una meta que ya tenemos en curso pero que aún no hemos podido concretar. Y bueno, el compromiso mayor es continuar trabajando, no quedarnos estancados, para poder ofrecerle a nuestro público presentaciones cada vez con más calidad. Además, entre nuestros sueños está poder presentarnos en otros lugares de Cuba, y por qué no, del mundo”, confesó Guarner González Casanova.

“No podemos dejar de reconocer el apoyo de la AHS, que desde nuestra fundación siempre nos ha apoyado y pudiéramos decir que juntos contribuimos a mejorar el trabajo de Clave de Rumba”, añadió. “La Rumba es la razón de ser para nosotros, por eso nuestro principal propósito es ponerle mucho amor y pasión para enriquecerla diariamente”, concluyeron los integrantes de Clave de Rumba, jóvenes cargados de sueños, metas y muchos deseos de crecer como músicos.

El teatro se necesita tanto como la Internet

0
iran capote, El teatro se necesita tanto como la Internet

A Iran Capote se le conoce de verdad en la piel del teatro, en la piel viva y siempre cambiante de la escena. No por gusto, este joven se ha convertido en el más reciente Premio Calendario de Dramaturgia: su visión sobre la historia del cotidiano, sobre la Cuba latente y reciente, sobre la Cuba presente y ausente forma parte de su poética. Una poética que piensa el texto como instrumento de la escena. La distancia física nos impidió conversar como dos amigos con un café de por medio. Es por eso que esta entrevista acudió a los resortes conectores de las redes.

Casi imaginaba su respuesta a mi primera pregunta.

La dramaturgia, ¿es el centro de tu vida artística o solo un eje del cual parten otras búsquedas?

Vivo dramatúrgicamente. No puedo desprenderme del ejercicio en ningún momento. Y no solo en el plano profesional, también se extiende hacia lo personal. Todo el tiempo lo paso armando historias en mi mente. Lo hago desde niño. Y tomé conciencia de lo que hacía cuando crecí. Puede parecerte muy loco pero es real. Cuando era un niño y vivía en un campo en San Juan y Martínez, ya yo me entrenaba en estas lides, sin conocer el teatro ni la literatura, y sin tener ni la más mínima idea de que aquel juego se volvería mi oficio. Hasta muy avanzada la adolescencia pensé que mi vida era una teleserie que se transmitía en vivo a muchos espectadores en el mundo. Y lo organizaba y todo. Cada día era un capítulo. Dividía las temporadas por enseñanza escolar. En primaria la primera, en secundaria la segunda… hasta que llegué a la enseñanza preuniversitaria donde detuve aquel juego porque ya era hora de madurar. Me divertía dándole otros sentidos a mi realidad. Mi familia, mis vecinos y mis amigos eran los personajes del reparto. Yo el protagonista, por supuesto. Mi casa, la escuela, el barrio, los pocos lugares que visité cuando niño eran los espacios donde acontecía la acción. Suponiendo que utópicamente esa primera creación de mi fantasía hubiera sido real en alguna instancia, los miles de espectadores que me “veían”, debieron darse tremendo banquete porque la cantidad de temas fue muy sustanciosa. Y ni hablar de los conflictos. Esto nunca se lo he contado a nadie, por vergüenza, supongo. Pero ahora que tengo este maldito vicio de analizarlo todo, pienso que ahí está mi primera obra de teatro.

Cuando me enrumbé hacia el teatro volví a jugar a la representación de la vida, aunque ya no es tan divertido. Desde que me levanto por la mañana, cuando trabajo, cuando camino, cuando me acuesto y también cuando sueño hago dramaturgia. Todo trato de organizarlo y componerlo como si fuera una historia particular. Cuando duermo tengo la sensación de que mis sueños también componen una fábula. Que hay personajes, espacios y un discurso. Si estoy en medio de un proceso determinado, me ha sucedido que sueño con los personajes y con la acción, y de una manera tan vívida que me levanto a mitad de la madrugada y escribo todos los detalles que pueda recordar del sueño. He encontrado soluciones muy buenas así. La vida es un “drama” constante. Y no lo digo desde el sentido peyorativo, sino desde las nociones que con la academia y el ejercicio práctico del teatro uno ya conoce del término.

Comencé en el teatro primero como director. La escritura llegó después. Al principio fui trabajando con los textos para ponerlos en escena. Con el permiso de los autores me atreví a operar quirúrgicamente cada texto. El teatro, cuando se piensa desde el escenario, funciona distinto a cuando uno lo construye solamente como universo literario. En la escena, con los actores, con las luces y la escenografía uno tiene que acudir al bisturí sin miedo. Y eso también es hacer dramaturgia. Componer el drama en el escenario, ajustar las tuercas para que el resultado sea limpio y preciso. La síntesis es el arma del director. Y cuando te haces partidario de ella siempre, por mucho que lo intentes, vas a terminar pasándole el rastrillo al texto para dejar más clara la esencia de lo que plantea.

Escribo teatro como director, que sé que no es lo mismo que escribirlo como autor solamente. Es una pena porque eso limita mi independencia autoral. He escrito algunas obras pensando que serán solamente teatro para leer (término bastante contradictorio, la verdad) y por mucho que he insistido, el hálito escénico permanece como una huella imborrable. Todas mis búsquedas como creador están encausadas desde la dramaturgia.

En los tiempos que corren, en nuestra Cuba, ¿de qué sirve el teatro y cuál es la función de un dramaturgo?

Nuestra Cuba es un escenario contradictorio y eso la hace un espacio teatral por excelencia. Los cubanos somos absurdos por defecto, vivimos con paranoia, con muchas limitaciones, nos quejamos todo el tiempo y a la vez somos felices, guaracheros, ingeniamos cosas para esquivar las situaciones más duras. O nos reímos de nuestras propias dolencias. Esa paradoja me fascina. Y advierto que es un eje de gran parte de la literatura que se escribe y que se ha escrito en nuestro país. Estamos obligados a sentarnos en la mesa del café por esa maldita circunstancia de la que hablaba Virgilio Piñera.

La Cuba de hoy es todavía más polisémica que la de hace unos diez o quince años. Nuevas oportunidades parecen aliviar malestares cotidianos. El fenómeno de la conectividad que ya está entre nosotros, abre otros caminos para manejar la información, para establecer puentes, pero también es un arma peligrosa porque potencia la enajenación y nos incomunica. Corremos con la suerte de volvernos fríos en un pueblo famoso por su calor humano.

En estos tiempos el teatro es algo que se necesita tanto como Internet. El mayor por ciento de los jóvenes cubanos de hoy siente más provecho por las redes sociales que por asistir al teatro. Están negando la comunicación directa. Y en eso al teatro no hay quien le gane. Los dramaturgos, los directores, los actores, debemos buscar alternativas urgentes ante esa problemática. Y rescatar al espectador. Es un reto poderoso. Pero algo hay que hacer. Yo creo en el teatro como ágora, como espacio que dinamite la polémica, el análisis, que provoque reacciones determinadas en su receptor. Que quien asista al acto teatral sienta la necesidad de conectarse con otra persona de carne y hueso y no con una pantalla inerte, fría. El teatro supera la 3D, la 4K y lo que venga después. Es un arte de masas que todavía puede permanecer. No se trata de competir contra Internet, sino de buscar estrategias, investigar y bajar el cable a tierra. El teatro cubano es un arma política porque el cubano tiene altas dosis de politización. Todo lo hemos enfocado desde ese claroscuro entre sociedad y sistema gubernamental. Con esto no me refiero a escribir panfletos ni politiquería barata sobre los escenarios con el fin de volverse un fenómeno de chanchullos ni mucho menos sino centrar la mirada en aquello que es interesante, verosímil, sacar los temas, las historias, las biografías y ponerlas bajo los reflectores, pero desde una propuesta de escenificación ágil y novedosa, acorde a la velocidad, la multiplicidad de imágenes y la síntesis textual que ya usamos a la hora de conversar.

¿Qué vamos a hacer con eso? Creo que no podemos pensar en articular un texto para la escena sin antes pensar en la sociedad, en su forma de vivir y actuar. El dramaturgo contemporáneo tiene que pensar en sacar a las personas de sus pantallas y ponerlas en un mismo espacio físico, donde sus energías vitales se pongan frente a frente. De otra manera estaremos pensando el teatro solo para nosotros los creadores. Seríamos egoístas. 

Como escritor dramático, ¿qué valoras y priorizas más en tu creación?, ¿cuáles son los temas, las figuras históricas, las figuras ficcionales que te interesan recrear?

Yo soy de los que cree en la historia. En mi carrera me he encontrado con dramaturgos que apuntan a otra sensorialidad en lo que escriben. Pienso a veces que son autores que no creen en la futura representatividad de ese material literario. Y hacen el teatro con demasiado vuelo artístico. No creo que esté mal. Pero ese cable yo lo bajo a tierra. Para volar lo intento con la poesía y hasta con la narrativa. Por momentos tengo miedo de no parecer un autor de estos tiempos, o sea, que, si dejo de guiarme por esos patrones que para nada tienen que ver con nuestra tradición teatral en Cuba, voy a quedarme fuera del circuito dentro de unos años. Pero insisto siempre en contarle algo a mis espectadores. Me gusta que la gente sienta morbo por los conflictos de mis personajes. Me gusta ver cómo, cual araña, atrapo a los espectadores con la intriga, con el suspenso. Que ese interés los delate como chismosos. Mi visión como director debe ser quien presiona desde el intelecto. Los autores que he escogido para llevar a escena son partidarios de eso… y por eso me interesan. Tengo la necesidad de encontrarle sentido a todo lo que estará sobre la escena, codificado o evidente. Necesito que el espectador me entienda, que se conecte conmigo por esa Wifi natural que es la comunicación.

Ahora mismo estoy manejando tres líneas temáticas medulares en mis investigaciones.

La primera está relacionada con el tema de las nuevas generaciones y cómo sus intereses hacen cortocircuito con las generaciones que le preceden. Es un tema muy viejo, pero también muy presente en cualquier parte del mundo. Por eso exploro constantemente a la hora de encontrar la forma de envolver ese producto y trato de reformular las normas cuando tengo que darle el cuerpo a ese contenido.

Otra de mis obsesiones temáticas está relacionada con defender la cubanidad. Sigo la máxima de Grotowski de que eres hijo de alguien. Creo que en los tiempos que vivimos —y de esos tiempos hablaba hace un rato— se pierden muchos valores de lo que nos identifica como nación. Para eso me acerco a autores y personajes claves de nuestra cultura y nuestra historia. Volver al pasado para entender el presente es un buen ejercicio de reafirmación. ¿Por qué somos como somos? ¿Qué hay en la base de nuestros comportamientos, de nuestra forma de enfrentar la vida? De esta obsesión salió recientemente el libro que resultó Premio Calendario, y del que hablaré más adelante.

Y en la tercera línea temática está la investigación que desde hace años llevo sobre el fenómeno del teatro vernáculo en Cuba. Para eso he creado un espacio con mis actores en un centro nocturno de mi Pinar del Río. Ahí acude mucha gente. Y lo curioso es que hacemos teatro vernáculo con las mismas bases que hace un siglo atrás. Lo que cambian son los temas, y los personajes tipos se han reformulado en función de contemporizarlos. Son biografías que parten de los sustratos más humildes de nuestra sociedad, con sus lenguajes, sus ademanes, sus rutinas, sus deseos. Es increíble la conexión que este espacio de frecuencia mensual mantiene con los espectadores que siempre asisten. Es un trabajo que hacemos en colectivo, los actores y yo. Ellos traen sus personajes y yo escribo las historias a partir de lo que sus creaciones me producen. Es una paleta con muchos colores. Un teatro que se escribe y se representa dando pico y pala, escarbando en esos sectores de la sociedad y después moldeándolo sobre la escena.     

Como director has llevado a escena no solo tus propios textos sino también la dramaturgia de autores como Abel González Melo, Yunior García Aguilera, Freddy Artiles y Abelardo Estorino. ¿Qué tipo de obras te interesa colocar frente al ojo del espectador? ¿Qué necesita tener un texto para ser bueno?

Me interesa mucho que la historia está bien construida, con personajes en crisis y biografías complejas. Que sus núcleos de contradicción sean potentes. Un buen material que después el actor se encargará de fortalecer con su investigación para esa puesta en escena determinada. Y donde las temáticas estén muy cerca del espectador. Por otro lado, siempre insisto en que la estructura sea ingeniosa, sin nada evidente ni previsible. Al principio de mi carrera como director, en medio de mis tanteos estéticos, elegí autores y obras que podían complementarse con mis intereses como artista. Y tuve suerte, porque cada una de esas obras fueron parte de ese entrenamiento para construir sobre el escenario una historia para el público. También comencé a escribir mis cosas bebiendo de ellos, que eran mi material más cercano.

Con el tiempo esos referentes siguen estando ahí, solo que ahora trato de ocuparme del fenómeno teatral como un acto completo. Escribo las historias que me interesan y después las monto. O encauso una investigación sobre un tema determinado y lo construyo junto a los actores, y con los materiales que quedan como resultado de esos trabajos independientes yo formulo la obra final. Así hemos construido el espectáculo que estamos a punto de estrenar: WiFi: Crónica de una generación conectada. Es mi primer trabajo de dirección donde el texto ha sido el resultado de una investigación primero social y después escénica.

En tu proceso creativo, ¿cuál es la parte más difícil?

Romper el hielo. Francis Bacon, el pintor irlandés del siglo XX, pintaba sus cuadros lanzando una mancha sobre el lienzo en blanco. Después empezaba a darle forma a esa imperfecta mancha hasta que lograba la figura que deseaba. El ejemplo de la mancha de Bacon es lo que utilizo para desinhibirme frente a la página en blanco. Sé que quiero hablar de un tema determinado, pero no tengo nada más. Quizás una vaga idea de algún personaje, pero nada en concreto. Entonces comienzo a teclear ideas a lo loco como si chorreara tinta sobre una tela, hasta que consigo un cuerpo organizado de la futura obra. Es muy difícil porque me aterra la idea de quedarme bloqueado.

Recientemente ganaste el Premio Calendario por tu texto Eau de Toilette o la Fragancia de las mofetas. ¿Puedes hablarme un poco de esta obra?, ¿cómo nace?

Con Eau de Toilette… me gradué de Dramaturgia en el ISA. Es el resultado de una investigación de casi dos años sobre la literatura de Reinaldo Arenas, uno de los escritores cubanos que más me fascina. Al principio pensé escribir una obra sobre la figura controversial que significa ese autor dentro de la literatura cubana del siglo pasado. Pero con ese enfoque no lograría transgredir su propia escritura que fue mayormente autorreferencial. Ese no era mi objetivo. En mis pretensiones no estaba desenterrarlo para ajustarle cuentas a nadie ni caer en el terreno de escribir una obra polémica por la complejidad política de su personaje, sino más bien desmenuzar su narrativa y escoger los elementos que más me seducían para ponerlos en función de mi escritura. Que su escritura y la mía dialogaran y se fundieran en una historia nueva. Es complejo hablar del Reinaldo Arenas escritor y del Reinaldo Arenas disidente sin que las variables se conecten. Todo eso ahí está muy bien fundido. Y yo tenía la necesidad de encontrar mi voz en el proceso. Homenajearlo y decir cuánto de su literatura está implícita en la mía. Así que establecí puentes. Escribí primero una obra sobre él. Y después una obra sobre mí. Tomé prestados los nombres de sus personajes y los biografié con elementos de sus novelas y con otros que apuntaban a personajes muy míos. El hecho de que su literatura fuera autobiográfica me dio indicios de que también debía fundir pedazos de mi biografía. Así nació la tercera obra: Eau de Toilette o la Fragancia de las mofetas. Es una obra que quiero mucho porque es muy personal. Tiene pedazos de mi pellejo expuestos de manera visceral. Con un conflicto amargo e inspirada en momentos grises de nuestra cultura que, aunque están lejos de mi tiempo, me inquietan. Y quiero alertar sobre ellos. Habla de la traición. La soledad. El desahucio. En personajes que pertenecen a un ámbito marginal. Gente que vive a pedazos y que guardan pasados muy dolorosos en sus espaldas. También la quiero mucho porque es la primera obra que escribo sin pensar en su representación escénica como finalidad. La escribí como ejercicio de escritura, para probarme como autor. Por eso tiene mucho discurso narrativo. Y no pienso en montarla.

Cuando me anunciaron que había merecido el Premio Calendario me puse muy feliz, no solo por lo que significa ese premio para un joven escritor cubano sino porque así la obra no se quedaría desamparada.

Según tu visión, ¿cuáles son las principales necesidades que tienen los jóvenes artistas de la escena y los principales conflictos a la hora de gestar una obra? ¿Es fácil producir teatro joven?

Te hablo desde mi visión y mi experiencia: lo más difícil en Cuba para hacer teatro es todo lo relacionado con la producción de los espectáculos. Y digo producción en el plano más logístico del asunto. Las tantas limitaciones económicas influyen notablemente a la hora de conseguir un presupuesto económico adecuado que cumpla con tus expectativas para materializar la obra sobre los escenarios. Es duro soñar con hacer una obra de un modo y terminar haciéndolo de otro por ese tipo de razones. Eso limita la imaginación. Desde que concibes tu próximo estreno ya comienzas a ponerte trabas porque conoces las carencias. Te autocensuras. Y quieres que el resultado final quede lo mejor posible. Entonces lo reduces todo en materia de producción… ¡Y que viva el pequeño formato!

En tu paso por el ISA, ¿cuáles fueron tus mayores aprendizajes y pruebas?

Yo tenía muchas pruebas que vencer cuando ingresé en el ISA. Sobre todo, pruebas a mí mismo. Soy muy tímido y con una autoestima bastante delicada. Escogí la modalidad de Curso por Encuentros porque yo vivo en Pinar del Río y no podía abandonar el trabajo con Teatro Rumbo. Hay que hacer un verdadero acto de resistencia cuando tienes que viajar todos los meses y recibes un salario por debajo de la media. Además de enfrentarte a contenidos intensos y crear una cultura de estudio y lectura que yo no tenía hasta ese momento. Claro, ese sacrificio es grato cuando adviertes que no será en vano. Cuando estudias una carrera teórica y ejercitas la práctica en un grupo de teatro a la vez, piensas que ya tienes terreno adelantado, que la teoría solo pulirá las cosas un poco. Y punto. Pero en mi caso el ISA me ayudó a cambiar por completo la visión que tenía del teatro. Me formé aprendiendo a machetazos porque estaba lejos de la escena nacional y de cuanto circuito intelectual existía. Encontré el rumbo como artista. Muchas cosas las tengo más claras que antes de estudiar allí. Conocí a mucha gente que también hace teatro. Y me acerqué a prácticas y procesos de maestros consagrados en la escena nacional. Esa lógica de aprendizaje graduó algo completamente diferente al Iran que matriculó en 2013. Le debo mucho a mis profesores de dramaturgia: Yerandy Fleites, Maikel Rodríguez y Roberto Viña. Ahora siento que no camino en un terreno inestable y cuando dialogo con los actores o el resto del equipo técnico, siempre me recuerdan cuánto aportó el ISA en mi formación como artista.

De la escritura joven que sea realiza actualmente, en Cuba o el mundo, ¿con qué nombres te quedas?

Mencionaré nombres que quizás nos sean jóvenes en el sentido más estricto de la palabra, pero sí desde la innovación dramática, la calidad de sus escrituras y su innegable influencia en mi obra dramatúrgica: Sergio Blanco, Rolan Schimmelpfennig, Dea Loher, Guillermo Calderón, Daniel Veronesse, Fritz Kater, Rainer Werner Fassbinder, Fernando Arrabal, Alejandro Jodorowski, Rogelio Orizondo, Abel González Melo, Fabián Suarez, Yunior García, Carlos Celdrán, Agnieska Hernández, Yerandy Fleites y Roberto Viña son un ejemplo de ello.

Si tuvieras que mapear los horizontes dramatúrgicos que te colocas en la mira, ¿qué objetivos pudieras mencionarme que, ahora mismo, sean de importancia para ti?

Tengo una obsesión a la que debo ceder muy pronto: quiero escribir narrativa. Es un género que me seduce como autor y en el cual he hecho pocas cosas por cobardía.

En el plano de la dramaturgia mi único objetivo inmediato es seguir investigando, escribiendo y probando el valor de los textos sobre la escena. Y publicar, porque la actividad escénica es ingrata. Al poco tiempo las puestas se olvidan y los autores de teatro tenemos que dejar al menos el texto publicado como evidencia.

Tomado de Asociación Nacional de la AHS

Dial joven del centro

0
dialcentro

Casi medio centenar de obras estuvieron en concurso durante  la quinta edición del Encuentro y Concurso Nacional de Jóvenes Radialistas DialCentro, que tuvo su gala de premiaciones este fin de semana en la Casa del Joven Creador de la ciudad de Santa Clara.

Se reconoció con un gran premio y también en la categoría individual Guion y dirección, al realizador César Ramón Irigoyen Milian, de la cadena CMHW, por su radio teatro: “Luz pa´ Carbonell”, el cual, el jurado calificó como un digno homenaje a uno de los grandes del arte escénico cubano (Luis Carbonell). Como un “acabado cuadro de las esencias autóctonas de la cultura popular cubana con maestría, soltura y simpatía”, trascendió este material.

El lauro individual de actuación fue para  la actriz del grupo Dramático de la CMHW, por su participación en la radionovela “Brisa y Terral”: Liecty Ruiz Mateo. A decir de los decisores, ella logró un personaje trágico en su cotidianidad, lleno de matices, sensaciones y sentimientos que se contradicen y hacen crecer al personaje y a la obra que lo contiene”. Gran riqueza histriónica, naturalidad y frescura demostró también Kevin Daniel, protagónico de la obra “Hoy quiero saber” de la emisora Radio 26 de Matanzas, lo que le mereció el Premio especial de actuación.

Obtuvo premio de locución Aniel Santiesteban, quien logró empatar con su destinatario, el público joven, sin hacer concesiones, durante su intervención en el programa Somos de Radio Angulo, radiado en Holguín. Mientras que se reconoció por ser ejemplo de maestría en el arte del sonido a la artista Anisley Arencibia Blanco a cargo de la realización de sonido de la obra “Una golondrina en las Escaleras de Jaruco”.

El jurado consideró como el Mejor proyecto de programa al Talentómetro, de Sander Morgado, Radio Sancti Spíritus, un programa musical didáctico participativo de profundidad conceptual y formal, digna de ser incluido en la programación de su emisora. Esta modalidad se estrena para este cumpleaños cinco de DialCentro.

Por su parte, en el apartado de concurso general se alzó también con el Primer premio: “Una golondrina en las Escaleras de Jaruco”, de Yuniel Rodríguez Chávez, Radio Jaruco. De esta entrega se dijo también que su argumento honra a una  cubana, Ana Mendieta, crecida en el exilio y creadora de una obra que es hoy un bien patrimonial de ese poblado.

En un segundo lugar quedó la creatividad del infantil “Hoy quiero saber”,  de Nolberto Cedeño Fernández, de Radio 26. Y el tercer lauro fue duplicado para bien del material “Robaina, cosechero mayor en tierras del mejor tabaco del mundo” de Radio Guamá, Pinar del Río; y “Cazando Pregones” de Radio Trinchera Antimperialista, en Guantánamo.  

De las anteriores realizaciones se elogió durante los días de debate del festival; el hecho de rescatar para la memoria del país a uno de sus mejores cosechadores de tabaco; y en la realización guantanamera, descubrimos un mundo lleno de la chispa natural de los vendedores callejeros. Por último, no menos importante, resulta la mención del jurado a  “Los afortunados” de Radio Caibarién, testimonio de un hecho histórico ocurrido en el beisbol cubano que también representa un resumen entretenido de estadísticas y testimonios.

Al cierre del evento ofrecieron sus consideraciones los prestigiosos integrantes del jurado, Maricarmen García, actriz y asesora de la CMHW, César Hidalgo Torres, director, asesor y locutor de Radio Angulo, en Holguín, y Dayron Ferrada Zapatero, director y locutor de Radio Victoria, en Las Tunas. Coincidieron en la calidad de las obras en concurso, de las cuales resaltaron la frescura del arte joven, sin concesiones a la profesionalidad que exige el medio radial.

Especificó el coordinador de este Encuentro y Concurso Nacional de Jóvenes Radialistas, Lester Rodríguez Arocha, que se recibieron en la Reina Radial del Centro unas 44 obras  procedentes de 11 provincias del país. “La mayor participación se halla en Villa Clara, pues 5 de sus 6 emisoras enviaron trabajos”, dijo.

Este certamen, auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz en Villa Clara, la Dirección Provincial de Cultura, y la Dirección Provincial de Radio, permite el intercambio entre la vanguardia de la radio cubana en la medida que se realizan la escucha y debate de programas en competencia.

Los participantes de DialCentro, presenciaron también varios paneles acerca de la locución y la participación de los públicos en la radio. Se enrolaron en diversas sesiones de trabajo que transcurrieron cada día en la sede de la Uneac y en la emisora provincial CMHW.

En sus consideraciones para este portal, Rodríguez Arocha destacó como otros momentos significativos dentro del evento, la escucha de programas que señalaron una renovación formal y conceptual décadas atrás, así como un taller para la preparación de un proyecto de programa.

Como hace ya un quinquenio DialCentro  volverá el año próximo con el fin de estimular la creatividad y propiciar el intercambio de ideas acerca del quehacer radial entre los jóvenes de la Isla, coincidieron los premiados.

Tomado de Asociación Nacional de la AHS

En Pinar se siente el rock

0
pinar se siente el rock

Acordes de guitarra; baterías que resuenan; alegría; música; baile; amistad, así se ha vivido en el territorio más occidental de Cuba, la 24 edición del Festival Pinar Rock, un evento que desde el pasado jueves rompe por completo con la rutina de los pinareños.

Y es que representantes de Alemania, Australia, Estados Unidos, México y Cuba, han llegado hasta Vueltabajo para regalar a la afición local una muestra de su reportorio.

Como escenario, el terreno de fútbol de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca y como motivación, los deseos de rockear y mostrar a la gente lo bonito de este género musical.

“Creo que lo que nos ha permitido mantenernos por 24 años es precisamente el amor que sentimos por esta música y por la unión de las bandas, por eso en esta edición hemos querido llevar nuestro arte a lugares importantes de la provincia para que los invitados conozcan sobre la música que realizamos y cuánto podemos transmitir con cada canción. Es el caso del Hospital Pediátrico Pepe Portilla y su sala de Oncohematología, y el Proyecto Con Amor y Esperanza, para niños con síndrome de Down”, explicó Sergio Ernesto Puentes, coordinador del festival.

pinar se siente el rock

“Tenemos 8 bandas extranjeras y 5 cubanas que siempre han acompañado a Tendencia –agrupación a quien se dedica este festival-, por eso pensamos que es importante que todos conozcan sobre la atención que reciben los niños en Cuba, y como desde el arte podemos regalarles esperanza y vida”, agregó.

Precisamente en su visita a la institución de salud, los músicos regalaron a los más pequeños un espectáculo que incluyó baile, danza, magia, música y literatura, sin dudas, un remedio perfecto para sus dolencias.

“Para nosotros significa mucho estar aquí, compartir con los niños, conocer la realidad de Pinar del Río. Es increíble su fortaleza y el tratamiento que reciben por parte de los médicos y enfermeras. Gracias a todos por el trabajo tan lindo y humano que realizan”, expresaron algunos integrantes de la agrupación Ecuariont (México), durante el intercambio.

“Sin duda alguna quebró mi corazón el ver a esos niños padecer enfermedades desde tan pequeños, no obstante, me voy contento pues creo que al menos, por un momento, logramos dibujar una sonrisa en sus rostros”, aseguró Noel Rivera, bajista de la Banda PRO-FE-CIA (Estados Unidos).

Asimismo, para los participantes estar en Vueltabajo significa un reencuentro con la cultura y las tradiciones de un género que sobre todo se debe a su público.

“Los amantes del Rock en Pinar se merecen todo nuestro esfuerzo, y por eso cada año tratamos de hacer un mejor evento, para que ellos estén satisfechos, esta es nuestra manera de agradecerles su compañía y su complicidad siempre”, comentó el también integrante del grupo Tendencia, Sergio Ernesto Puentes.

pinar se siente el rock

“Hace dos años vinimos invitados por nuestros hermanos de Tendencia, y la audiencia nos recibió con mucho cariño, por eso para nosotros ya es como una tradición participar en el Festival, y si nos siguen convocando, aquí estaremos sin falta. En Pinar del Río la cultura es tan bonita, y la gente te recibe tan bien que da gusto venir aquí, el calor humano que recibes te hace sentir como en casa”, expuso otro de los integrantes de la banda estadounidense PRO-FE-CIA.

A 24 años de fundado, el Pinar Rock, constituye un espacio para promover la creación musical de las bandas rocanroleras de todo el país y algunas partes del mundo. Por ello, el reto principal está en “hacerlo cada año mejor, incentivar la presencia de más bandas cubanas y extranjeras, reunir mucho más público, sobre todo estos muchachos jóvenes que hoy comienzan prácticamente a involucrarse con el género”, agregó el coordinador del evento.

Este sábado, los más de 30 participantes visitarán el proyecto Con amor y esperanza y a partir de las 10 de la noche, iniciarán las presentaciones musicales en el terreno deportivo de la Universidad de Pinar del Río, un sitio que, a juicio de Sergio Ernesto, les permite “la presencia de un mayor número de personas y un sonido más fuerte, para transformar el Festival en un mega espectáculo para todos los pinareños”.

Diálogo, creación e iniciativa, presentes este año en La Vuelta Abajo

0
jovenes en la vuelta abajo diálogo

Cerca de una treintena de jóvenes de varias provincias del país, participan desde el pasado 6 de noviembre en la sexta edición del encuentro nacional y concurso para jóvenes radialistas La Vuelta Abajo, un espacio caracterizado por el debate, la crítica constructiva y el aporte de soluciones viables a los problemas que presentan hoy nuestras emisoras de radio y canales de televisión.

En su primera jornada, el evento propuso discusiones teóricas en torno a temas relacionados con los aciertos y desaciertos en los programas para jóvenes y la necesaria interacción que se debe tener con los públicos.

La ponencia inicial, a cargo del realizador de Sancti Spíritus, Jairo Alberto Pacheco Crespo, abordó conceptos importantes, como radio visual, mediaciones, participación y programas juveniles. “Tenemos que despojarnos de lo habitual, ya las audiencias no son las mismas. Ya no somos el medio tradicional de escucha, pues los jóvenes utilizan todos los medios y así tenemos que ser nosotros”, explicó el ponente.

“La Radio visual es muy importante, ya el locutor y realizadores se acercan más al público usando las nuevas tecnologías, los sitios institucionales y las redes sociales, el mundo trasmedia va ganando espacio, por lo que, aunque seamos Radio también tenemos que crear nuevos contenidos. Hay que segmentar el destinatario juvenil. Hay que hablarles desde todos los ámbitos, visitar las escuelas, hablarles y que participen. En ello juega un papel primordial el director del espacio”, agregó.

Asimismo, los criterios de los jóvenes no se hicieron esperar…

Desde Holguín, llegó la opinión del joven Manuel Alejandro, quien reflexionó sobre la necesidad de cambiar algunos puntos de vista que actualmente se han vuelto un tanto obsoletos.

“Aún no tenemos la mentalidad abierta para crear nuestros espacios, por ejemplo, los jóvenes estas constantemente en las redes sociales son consumidores y también productores de contenidos constantes. La mejor participación de un programa es contar con la opinión de los jóvenes, pero no la tradicional (Vía Telefónica), las emisiones radiales tienen que estar en las redes sociales, y en ese sentido nos falta la visión de pensar y hacer cosas diferentes, que para nada son imposibles. Es fundamental contar con una estrategia de comunicación global, pero particularizarla, pues hay que estar donde se gestan las conversaciones juveniles”, dijo.

Las experiencias de Radio Taíno en la generación de contenidos para la plataforma radial y para su marca en Internet, fueron expuestas por la joven periodista Indira Iglesias, quien argumentó: “Es necesario socializar las ideas y las estrategias comunicacionales que hoy se realizan en las emisoras, pues, aunque se hace mucho, no es suficiente. Poco a poco hay que ir involucrando a los colectivos de programas, no puede ser una maratón de que todos estén en las redes, sino los de más audiencia, para mantenerlos actualizados, pues en este mundo la constancia y los contenidos inteligentes, son muy importante y además, la idea es que nuestra Radio ocupe todos los espacios posibles”.

Otros criterios estuvieron relacionados con la pertinencia de construir programas juveniles de utilidad para este grupo etario, en los que se les ofrezcan noticias y soluciones a los problemas que los preocupan, pues sus inquietudes deben ser el hilo conductor de los guionistas y directores.

En segundo momento los participantes dialogaron sobre la participación de las audiencias en nuestras programaciones, a partir de la conferencia del máster Léster Rodríguez Arocha “Radio: participación y construcción socil de la realidad. Apuntes para el debate”.

“La Radio precisa de cambios en su programación y en sus realizadores. Uno de los peligros es que estamos reproduciendo los contenidos que radiamos en el internet y esa no es la idea, hoy necesitamos transformar los modos de la comunicación mediática, solo así podremos tener una Radio más participativa”, comentó el ponente.

“Se trata de pensar de otros modos, para llegar a otro tipo de participación que aún considero está distante”, concluyó.

De igual forma, la joven villaclareña Yaima Machado, aseguró que “existe aún una mentalidad muy esquemática, y es fundamental motivar,  para promover el conocimiento y la creatividad. Nuestro objetivo es que la audiencia nos escuche y nos permita acompañarla. Hay que pensar si entre nuestros decisores existe la voluntad de cambio”.

En tanto, el director de la emisora Radio Taíno, Otto Braña González, insistió en la necesidad de hacer programaciones atractivas, que gusten, que atraigan. Asimismo profundizó en la importancia de investigar, estudiar y capacitar para mejorar el trabajo que se hace en las plantas radiales.

En este sentido expresó: “en nuestra emisora, el programa que pierda audiencia se analiza y si no tiene que estar pues no está. Cada emisión tiene que ser fruto del seguimiento, del análisis. Es cierto que a los realizadores no les gusta que los señales, pero el seguimiento e intercambio con el directivo del programa de manera sistemática te brinda la oportunidad de llevar a la audiencia una programación mejor. Hay que salir de la zona de confort, la vida nos llevará a ello tendremos como impulso la nueva Ley de Comunicación”.

Creatividad, cambio de mentalidad, romper con los esquemas, participación e interacción, fueron algunas de las palabras más repetidas en la primera jornada de la Vuelta Abajo, evento que además acercó a los jóvenes al patrimonio musical pinareño, a través de un recorrido por el centro de documentación e información musical “Argeliers León”, donde visualizaron partituras, discos de acetato, objetos personales de artistas famosos, muebles, fotografías, recortes de prensa e instrumentos musicales.

Para la jornada de este jueves, el evento propone la realización del panel El reto de hacer radio para jóvenes”, a cargo de los jóvenes Jorge Luis Ríos García, Dayana Mesa Giralt, Yuniel Cepena Gijón y Glenda Boza Ibarra. En tanto iniciará la conformación de los equipos para el ejercicio práctico que se realizará el viernes en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Federico Engels.

La Vuelta Abajo, un espacio para mantener los sonidos en el éter

0
la vuelta abajo

Por sexto año regresa el encuentro nacional y concurso para jóvenes radialistas La Vuelta Abajo, espacio que, del 6 al 10 de noviembre, pretende estimular, desde Pinar del Río, la excelencia y profesionalidad en la creación de las nuevas generaciones de realizadores.

El evento, dedicado al Tercer Congreso de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), aspira, además, a mostrar la calidad de los productos radiofónicos producidos en las emisoras de Cuba y a crear un espacio de intercambio teórico entre realizadores, que, en esta ocasión, debatirán sobre la realización de programas de participación.

“Vamos a analizar lo relacionado con la realización de programas para jóvenes en el sistema de la radio cubana. En este sentido, sobresalen el panel: “El reto de hacer radio para jóvenes”, a cargo de los jóvenes Jorge Luis Ríos García, Dayana Mesa Giralt, Yuniel Cepena Gijón y Glenda Boza Ibarra; y el taller: Programas para jóvenes y participación. Aciertos y desaciertos”, sin dudas dos de las actividades más interesantes del evento”, aseguró Yusley Izquierdo Sierra, coordinador de La Vuelta Abajo.

El encuentro propone además un ejercicio práctico, que en esta oportunidad, consiste en realizar un programa dedicado a las nuevas generaciones.

“Este año escogimos dos escenarios que consideramos vanguardias en este tema, la Universidad de Ciencias Médicas, Ernesto Guevara de la Serna, para de alguna manera establecer ese vinculo necesario con la radio universitaria,  y el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas, Federico Engels, centro que sin dudas prestigia el quehacer educativo en nuestra provincia”, agregó Izquierdo Sierra.

Los participantes también recorrerán varios sitios renovados de Pinar del Río, como parte del Programa de Reanimación de la Ciudad y disfrutarán de la música pinareña en diferentes escenarios culturales de la urbe.

Durante La Vuelta Abajo, las frecuencias de FM de Radio Guamá transmitirán las obras, y al concluir el concurso se otorgarán tres grandes premios: el Juan Hernández in memoriam correspondiente a propaganda, Jorge López in memoriam para programas informativos y Nicolás Martínez in memoriam como reconocimiento al producto juvenil más destacado.

También se adjudicarán estímulos a la mejor dirección, grabación y edición, guión, locución femenina y masculina, periodista y operador de máster, mientras se entregará el premio de actuación Héctor Pérez in memoriam, a los espacios dramatizados.

De igual forma, se concederá un reconocimiento al programa de radio universitaria más sobresaliente y el laurel UNICEF, a aquellos materiales de propaganda, periodísticos o programas juveniles los cuales evidencien reflejen las temáticas de redes sociales, el embarazo en la adolescencia y el bullying escolar.

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) de este territorio y la dirección provincial de radio en Pinar del Río conferirán dos galardones colaterales, el primero al trabajo dedicado a la labor de la Asociación Hermanos Saíz y el segundo, al mejor material dedicado a la ciudad de Pinar del Río.

Auspiciado por la AHS y la Dirección Provincial de Radio, en el certamen participarán jóvenes menores de 35 años, quienes previamente enviaron sus obras en las categorías de propaganda directa, géneros informativos y programas para jóvenes.

El ideario del Che en voz de su hija Aleida Guevara

0
el ideario del che, aleida guevara
FOTO: CARLOS RAFAEL

Quizá porque estuvo marcada por la improvisación sobre el conocimiento cabal de lo que expresó, por el ímpetu con que defiende lo que su padre creyó y ella profesa a ultranza, Aleida Guevara March prestó certeramente su voz a Ernesto Che Guevara en la conferencia El ideario del Che y su papel en los procesos de cambios actuales en Cuba, clausura del holguinero XIII Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

La reconocida pediatra e hija mayor del líder argentino–cubano basó su intervención en la lectura de fragmentos de El socialismo y el hombre en Cuba y su posterior comentario, “mi Biblia personal”, dice Aleida, “un escrito extraordinario que sigue teniendo plena vigencia 55 años después de haber sido escrito”, recalcó.

Aunque el público asistente fue variado; incluso personas de otros países participantes del Congreso —que formó parte de la XXIV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, realizada en Holguín del 24 al 30 de octubre—, las palabras de Aleida estuvieron dedicadas principalmente a los jóvenes.

“Es inadmisible que hayan desaparecido muchachos en México y tengamos que esperar para reaccionar, sobre todo los jóvenes que tienen fuerza y pujanza. Es nuestro deber y debemos protestar cotidianamente ante eso y educar a las nuevas generaciones”, comentó la también directora del Centro de Estudios Che Guevara, en La Habana.

La realidad cubana contemporánea y sus variados matices fue reflejada en su intervención hilvanada con la obra guevariana: “La cuestión no es solamente hablar, sino que las personas puedan palpar los cambios. Conversamos mucho de economía, pero dónde está la formación del hombre nuevo. Todo desarrollo material debe ir aparejado al desarrollo de la conciencia social”, enfatizó Aleida.

La autora del libro Evocación—que testimonia la relación entre sus padres y que acaba de presentarse en Tailandia— reflexionó también sobre la formación ideológica de las nuevas generaciones y el éxodo de jóvenes profesionales, en los que el Estado ha invertido en su formación, a otras regiones del mundo.

“¿De quién es la culpa? De nosotros que no formamos con el ejemplo cotidiano. ¿Dónde estamos fallando? Esto tenemos que diagnosticarlo y compartir las cosas buenas como sociedad. Todos sabemos dónde están los problemas, pero nos quedamos ahí, como paralizados. ¿Cómo educar a las nuevas generaciones? Nosotros no supimos mostrar con el ejemplo como sería el hombre de mañana”, subrayó.

A la par, apuntó: “De qué nos vale decir que seremos como el Che si no lo ponemos en práctica. Nos hace falta más información, más dominio de lo que está ocurriendo actualmente. A todos nos duelen las mismas cosas, por qué esperamos a que otros lo digan y no lo decimos todos. No estamos haciendo todo lo que tenemos que hacer”.

Finalmente la Aleida mostró las experiencias de trabajo en el Centro de Estudios Che Guevara, principalmente en el rescate, investigación y promoción de la vida y obra del Guerrillero Heroico, y el trabajo comunitario, realizado principalmente con los niños. Además, pidió subrayar una frase del Che tomada de El socialismo y el hombre en Cuba: “El presente es de lucha, el futuro es nuestro”.

El tiempo

Pinar del Rio
lluvia moderada
29.3 ° C
29.3 °
29.3 °
70 %
2.5kmh
100 %
sáb
29 °
dom
33 °
lun
34 °
mar
34 °
mié
36 °