Home / Noticias / La verdad está en la calle
la verdad está en la calle, Lourdes Suárez (La Cimarrona)
Lourdes Suárez (La Cimarrona)

La verdad está en la calle

Por: Magda Iris Chirolde López
Foto: Alejandro Rosales y Carlos Bauta

Surgió en Estados Unidos a finales de los años ’60 del siglo pasado en las comunidades afroamericanas y latinoamericanas de barrios populares neoyorquinos como el Bronx, Queens y Brooklyn, y se compone de cuatro elementos que conforman y sustentan su ideología: el rap, el breakdance, el DJ y el grafiti.

En Cuba, los primeros indicios de penetración del hip hop datan de finales de la década del ´70 y principios de los ´80, cuando el rap y el breakdance se introdujeron en la Isla; pero fue durante los ´90 que emergió como movimiento cultural. De manera que los primeros raperos reprodujeron el modelo estadounidense.

Con el paso del tiempo se produjo una cubanización, adaptándose a la realidad desde el punto de vista temático y formal.

A LO CUBANO

Algunas personas comentan que está lejos de la idiosincrasia y de ser cubano al enaltecer una cultura nacional vedada, abierta siempre a otras maneras de hacer música, capaz de asimilarlas, evolucionar y encontrar su verdadero sello.

Lo califican como marginado y ello se debe quizás a lo que expresan los protagonistas, cómo visten y la estética urbana que defienden, pero en el caso cubano no tiene que ver con la violencia ni las pandillas, aspectos propios del lugar donde nació el género.

Concierto de La Nena en la XIII edición del festival Pinar Hip Hop.

Concierto de La Nena en la XIII edición del festival Pinar Hip Hop.

“El hip hop es lo que tenemos al alcance para hacer la transformación social que tanto necesita el país en las nuevas generaciones y las posteriores también. Pretendemos ir a las cuestiones de los pobladores, a la crítica social, lo contemporáneo, que es el primer pilar según los teóricos”, expresó Lourdes Suárez, quien lleva 15 años vinculada a este movimiento en Cuba.

“Los cubanos hicimos el nuestro a partir de las necesidades, inquietudes y carencias. De ahí el discurso del rapero. En cuanto al de la mujer es el hacerse visible a través de los textos, de decirle al hombre que no la vea como un objeto sexual.

“Buscamos la diversidad e integración de todos, que no solo sea el negro como al inicio; romper con los estereotipos, tanto así que se rapea también con guayabera, pues nos interesa entrever las raíces e identidad como bandera; en sí defender la cubanía desde cualquier sitio”, concluyó

LAS VOCES FEMENINAS

Los años pasan y el hip hop como música gana seguidores en varios espacios del territorio. Las sedes de la Asociación Hermanos Saíz en las provincias apoyan a los jóvenes que se reúnen para descargar, con una cadencia distinta, lo que en su lírica manifiestan.

Sin embargo, desde los comienzos fue un arte machista. La mujer de aquel entonces adoptó tendencias y gestualidades varoniles para ser aceptada en un grupo o por la sociedad. Se armó de valor y poco a poco escaló peldaños hasta alcanzar su lugar y el protagonismo en este mundo. Ahora está presente en la escena tal cual es con su pensamiento y atuendos que muestran cómo es y vive.

“Es un trabajo de mucho sacrificio –aseguró la rapera cubana Reyna Mercedes Hernández Sandoval (La Reyna)–. Al principio sentía el rechazo del público y me era extraño el hecho de hacer cosas de hombres. Soy madre, viajo de una provincia a otra y me han preguntado cómo llevo esta vida tan atareada, defendiendo el rap en todos lados. Los temas que interpreto recurren a vivencias personales o de cualquier individuo cubano. En esta época las mujeres nos sentimos más reconocidas por nuestro intelecto.

Para Yadira Pintado Lazcano (La Real) integrar el movimiento y tener un buen posicionamiento constituye un logro en su vida artística, así como fusionar rap con música electrónica, reguetón, el son, la timba… para incorporar más personal a sus conciertos y que llegue el mensaje por igual a la mayoría.

Si bien es cierto que estar cerca de la realidad del ciudadano común hace triunfar este género en Cuba, aún muchos raperos enfrentan prejuicios y desconfianza dentro de su medio, acreditándolos la comunidad de ser problemáticos e incapaces de crear arte.

“Los decisores le temen a la palabra, por ejemplo al vocablo asere, que viene del abacuá y no es más que dar la bienvenida o desear lo mejor. Esa es la estética a escudar sin degradar el idioma español, sin buscar la chabacanería.

“A veces hay su temor en decir, porque en los discursos se expresan las cosas por su nombre y de forma directa, pero con el fin de solidificar la Revolución desde el rap. Por otra parte dudan de la calidad de los productos y es lo contrario. Tenemos fe en que existan discografías y nos acojan; está el sello Asere, mas es limitado”, aseveró La Cimarrona.

A pesar de los diversos criterios acerca del hip hop como arte, lo que lo distingue del resto de los géneros musicales es cómo surgió y que es una cultura de pensamiento revolucionario, aglutinador de ideas y multitudes.

En cualquier región donde estén, no habrá un respiro para quienes defienden y siguen este movimiento que lleva siempre consigo la verdad de la calle.

Tomado de Guerrillero

La verdad está en la calle
5 (100%) 1 voto

Sobre Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo Editorial |Asociación Hermanos Saíz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Chequeo de seguridad * Tiempo limite expirado, recargue una nueva pregunta