«El arte joven late en Pinar del Río»

0
51

Pintura, dibujo, historietas, matrices de grabados, fotografía y videos, figuran entre las propuestas que por estos días ofrece a los visitantes, la galería Casa Real de la Casa del Joven Creador de Pinar del Río. Y es que allí, se exponen unas 14 obras de 15 artistas vueltabajeros, como parte de la Decimoctava edición del Salón de Arte Joven, que auspicia la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en el territorio.

“Este año, hay una diversidad visual y estética, porque están presentes la mayoría de los géneros, lo cual demuestra que los jóvenes exploran nuevos modos de hacer arte, digamos que una especie de autorreflexión para ir encontrando su propio camino”, aseguró Lázaro Prieto González, presidente de la Sección de Artes Visuales de la AHS.

En esta oportunidad, el gran premio del Salón perteneció a la obra Detrás de la pared, de la artista visual Dailin González Pacheco, quien además recibió el lauro colateral de la UNEAC y el conferido por el Grupo de Creación de Maykel Morejón.

El certamen, que desde la AHS promociona a nuevos exponentes de las artes visuales vueltabajeras, distinguió además el lienzo Inocencia 6, de Víctor Manuel Guerra y las Fotografías digitales de Cuba, de Pablo Torres.

No obstante, a juicio de los miembros del jurado, el salón aún está en una etapa primaria, de ahí que sea necesario ganar en madurez, para ello, entre las sugerencias que proponían sobresalen: cambiar la estructura, dinamizar un poco más la convocatoria para que los artistas se presenten con obras de una mayor valía, en tanto, insistieron en la importancia de que los exponentes estudien, visiten exposiciones, lean bibliografía del tema y se preparen mejor.

Según explicó el presidente de la Sección de Artes Visuales de la AHS, “por primera vez entregamos 7 premios colaterales (Consejo Provincial de las Artes Visuales, Sección de Artes Visuales de la UNEAC, el Fondo de Bienes Culturales, el proyecto sociocultural Arte en Espiral, de Nelo, la Revista de Literatura La Gaveta, el premio que otorga la AHS con sus menciones)”.

“Son instituciones que se han percatado de que, ante la ausencia de una academia de artes plásticas, estos jóvenes necesitan una estimulación, una motivación para continuar este camino que suele ser áspero, máxime cuando no tienes referentes o patrones cercanos a seguir (que es lo que a mi entender aporta la academia)”, agregó.

Esto demuestra que todavía hay como una especie de magia en el arte joven, que todavía no ha muerto, y por eso vale la pena luchar por ellos.

¿Cuánto puede aportar este salón para promover precisamente ese arte joven que se hace hoy en Pinar del Río?

“Esa es la idea fundamental del salón, promocionar a ese joven que resulte ganador, y cómo hacerlo de la mejor manera, es la gran pregunta que todos deberíamos hacernos. Pienso que lo más importante es que no solo sea una exposición que se quede en las galerías de nuestra ciudad, a veces tenemos que romper las barreras del provincianismo, y si este es un evento importante en el cual se premia lo mejor, yo creo que es una credencial suficiente para que esta persona pueda mostrar su obra en alguna de las galerías más importantes de la capital, por ejemplo”, explicó Prieto González.

Asimismo –dijo- “es necesario pensar bien las estrategias comerciales y promocionales (a través de los medios de comunicación) a seguir, para que se conozca la obra del joven, que tenga un antes, un durante y un después de la exposición, y se le dé un seguimiento”.

Proyecciones para ediciones futuras…

“Este quizás sea el último año que utilicemos el formato de salón, lo que tenemos concebido para las próximas ediciones es que se convierta en un encuentro, un coloquio, un espacio de confrontación donde se den cita todas las artes visuales,así como importantes personalidades del arte contemporáneo”, informó.

“Si logramos hacer lo que tenemos en mente, esto nos permitirá sacar el arte del gremio y llevarlo a las calles, compartirlo con la gente y que esta lo sienta de cerca, sacándolo del marco canónico que se convierte la institución. Además, es una oportunidad para que las personas puedan valorar ese arte joven que muchas veces pasa por la tela de lo invisible y no se llega a conocer”, puntualizó.

“Queremos involucrar muchos críticos, investigadores, curadores, personas que han escrito mucho sobre la historia del arte, que están muy al corriente de lo que sucede en el panorama del arte contemporáneo actual, y esto puede servir de termómetro y brújula a la hora de orientar un poco las poéticas que tienen estos jóvenes”, sentenció.

Como parte de la de la Decimoctava edición del Salón de Arte Joven, también se entregó por primera vez la distinción Nueces, condecoración que otorga la sección de Artes Plásticas de la AHS, a profesionales de la provincia con una trayectoria excepcional.

En esta oportunidad el galardón fue para José L. Lorenzo, Miguel Ángel Couret, y con carácter excepcional para Pedro Pablo Oliva, por haber formado parte de la Brigada Hermanos Saíz en sus inicios y por sus 70 años de vida.

Foto: Januar Valdés Barrios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.