Ejemplo que perdura

0
10

En Pinar del Río, agosto tiene una significación especial. Recordar a Sergio y Luis Saíz Montes de Oca, es motivo de orgullo para los jóvenes que habitan en esta región de Cuba. Este año, a pesar de las limitaciones generadas por la COVID-19, el homenaje no faltó.
Cuentan muchas veces las fotos aquello que fuimos, explican lo que somos, y, sobre todo, de dónde venimos.
Por ello, hurgar entre los recuerdos de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, puede traer sorpresas. Las imágenes que hasta hoy se guardan y sus textos los presentan como personas de firme pensamiento, en una época en la que amar a la Revolución y soñar con ella estaba prohibido.
Así puede uno encontrar en las paredes del Museo Casa de los Hermanos Saíz, ubicado en San Juan y Martínez, instantáneas que muestran a Luisito y a Sergio en el Cacahual, recordando a Antonio Maceo; a Luisito delante de la tarja que identifica el lugar donde falleciera Calixto García en un hotel en Washington, o en el memorial Lincoln; y a Sergio en la que fuera su última foto en el Instituto, justo al lado del busto de Martí.
La casa está repleta de historias. Cada objeto que atesora tiene su explicación, como aquel abanico que trajeran de Estados Unidos los muchachos de regalo a su madre, o el zapatico de porcelana que asemejaba los que ella usaba en realidad.
Están las banderas que cubrieran los féretros, las botas, los relojes, el violín de Luisito, mechones de cabello, la ropa, los libros que leyeran.


Las fotos explican parte de su vocación revolucionaria. Sin embargo, no logra uno conocerlos a fondo hasta que no lee sus textos.
Ser joven hoy en día, lo sabemos bien, es algo más que tener de 15 años en adelante es, ante todo, estar ocupando el puesto en la lucha por la Libertad, es vivir conscientes del deber generacional.
Así afirmaban los Hermanos Saíz en su texto “Juventudes”, y precisamente es tarea de las nuevas generaciones mantener los sueños defendidos por Sergio y Luis que hoy son realidades.

“La impronta de los Hermanos Saíz en los jóvenes pinareños, ha sido más que un legado, ha sido un ejemplo a seguir, un impulso para ser mucho más de lo que nos toca en nuestro momento. Es una inspiración, una motivación, un recordatorio de cuánto podemos hacer los jóvenes para apoyar las directrices que traza nuestro país. Ellos no morirán nunca, seguirán vivos a través de sus escritos, de sus ideas, de su pensamiento”, dijo Yanny Jesús Muñoz Labrador, joven investigador de la Delegación Provincial del CITMA.
“Los jóvenes como ellos, son ejemplo, guía, bandera, una que debemos llevar presente todos los días, no solamente el 13 de agosto, sino el año entero, en el accionar en cada una de las cosas que hagamos, porque esa es la mejor forma que tenemos de honrarlos, de ser fieles a sus ideales, de ser continuadores de su obra”, expresó Sandra Martínez Acanda, una de las jóvenes que hoy contribuye a la producción de alimentos en Vueltabajo.


“Es un honor haber nacido en la tierra de los Hermanos Saíz, ellos fueron jóvenes que afrontaron responsabilidades por el momento histórico que les tocó vivir. Su actitud revolucionaria y madurez política e intelectual, los prolongan más allá de su muerte, porque son paradigmas de inspiración patriótica para los jóvenes que cada día seguimos su ejemplo, jurando defender desde nuestras trincheras sus ideales y la obra de la Revolución. Con firmeza revolucionaria nos comprometemos a estar a la altura de sus sueños y de los que continúan hoy luchando por un mundo mejor”, comenta la joven sanjuanera Yenira Povea Bustamante, instructora de arte de la Brigada José Martí.

El ejemplo de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca perdura en cada joven cubano comprometido con su patria, sin dudas, una de las razones para que estos dos revolucionarios pinareños hayan alcanzado la inmortalidad.
Una jornada para recordarlos
Por eso, este año, los integrantes de la Asociación Hermanos Saíz en Pinar del Río, han rendido merecido tributo a estos valerosos jóvenes. Para ello, varias brigadas artísticas han llegado a comunidades del municipio de San Juan y Martínez con propuestas destinadas a los más pequeños y con un extremo cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias, a tono con las exigencias que demanda la difícil situación causada por la COVID-19.

 

 “Ante la imposibilidad de realizar conciertos y en aras de evitar aglomeraciones, las acciones se han difundido también a través de las redes sociales”, explicó Leicester Correa, presidente de la AHS en el territorio.
El intercambio con miembros de la dirección nacional de la AHS, la visita a la Casa Museo de los Hermanos Saíz, la puesta de una ofrenda floral en el cementerio donde se guardan sus restos, una gala cultural en el cine de su localidad natal para rendir tributo -además- a Fidel, figuran entre las principales iniciativas realizadas por los vueltabajeros.
A lo que se une los forodebates, presentaciones artísticas, videos de escritores y artistas recitando poemas de los hermanos Saíz, y otras acciones online.
Y es que, sin dudas, su historia aún late. Late porque aún viven algunos de sus amigos, algunas de las novias. Y viven también, en la casita de patio interior del pueblo de San Juan, los recuerdos de los hijos más queridos de esta tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí